Gloria Vázquez, matemática y youtuber | #CienciaArcoíris

Hoy en #CienciaArcoíris conocemos a:

Gloria Vázquez, matemática y youtuber

Gloria Vázquez (23 años) es amante de las letras griegas y su irrefrenable curiosidad le lleva a no dejar incógnita sin resolver; por eso estudia el grado en Matemáticas. Eligió la Complutense de Madrid porque quería descubrir la historia que esconden los callejones de la capital. Lo flipa tanto con las mates, desde pequeñita, que tuvo que crear un canal de YouTube para contar -como su nombre indica- Movidas Matemáticas. Bisexual porque es biodegradable como las chicas y chicos que le molan. También ha escrito relatos que han resultado ganadores en sendos certámenes. En Twitter es @GloriaVazquez_.

¿Apuestas por la divulgación? ¿Qué te motiva a hacerlo? ¿Cuál es tu formato preferido?

Sí, por supuesto, aunque no tanto como me gustaría por la universidad.

Lo que me motiva a divulgar matemáticas es que adoro descubrir cosas nuevas flipantes y comunicarlas, relacionándolas con lo cotidiano de un modo especial e inesperado para llegar al público. Me gusta la idea de ser creativa aportando una nueva visión sobre lo que quiero contar.

Y es aquí donde entran las Matemáticas en la ecuación. No nos damos cuenta, pero las matemáticas están en todas partes. De verdad, no es una frase manida. Están en el estudio de la supervivencia de los humanos en un posible apocalipsis zombi mediante ecuaciones diferenciales, en la forma que Messi patea un balón para llevarla lo más lejos posible al otro lado del campo con la geometría o en la letra que hay al final de nuestro número de DNI. Sí, esa letra tiene su explicación y la misma idea que gobierna el hecho del DNI es la que protege nuestras redes sociales o nuestras cuentas bancarias de ciberdelincuentes. Cuestiones así son las que explico en la sección “Visto como una matemática” de mi canal “Movidas Matemáticas”.

Algo que se hereda casi siempre de padres a hijos es el miedo a las matemáticas y es una pena porque este miedo es irreal. Muchas veces a unos malos resultados académicos le preceden un “A mí se me daban mal las matemáticas” o un “Matemáticas es muy difícil” o “Solo los listos aprueban Matemáticas”. Claro, así normal que se le coja miedo y tirria. Lo que sucede es que esta es una mala herencia porque, sin quererlo, terminamos viendo el mundo en blanco y negro. Nos perdemos una gran parte de la realidad de nuestro mundo porque tenemos una visión superficial de lo que nos rodea; nos falta el resto de colores. Para ver el mundo a todo color, necesitamos cambiar el chip y ponernos las gafas de las matemáticas.

Las matemáticas son de todos y para todos. Por eso, me resulta tan maravilloso contar movidas matemáticas para que, poco a poco, la gente vaya aprendiendo de ellas, las comprenda y las vea con mucho amor.

Mi formato preferido para divulgar es Twitter (@GloriaVazquez_) y mi canal de YouTube “Movidas Matemáticas” por su facilidad a la hora de interactuar con otros fans de las movidas matemáticas, de compartir en el momento una idea científica o por la libertad creativa que tengo para crear contenido, entre otras razones.

Aunque, recientemente, me he abierto una cuenta en TikTok (@MovidasMatematicas_) para probar esta plataforma y meterle un poquito de humor y espontaneidad a las matemáticas.

¿Por qué es importante la visibilización del colectivo en el ámbito científico?

Por varios motivos:

Uno. Para evitar que, si eres del colectivo, te discriminen o no te seleccionen o, directamente, pierdas un futuro prometedor (o su reconocimiento) dentro de la ciencia por tu condición sexual o amorosa o tu identidad de género. Esto mismo le pasó a Alan Turing.

Dos. Para que si estás en tu puesto de trabajo, puedas ser realmente tú. Fingir otra vida por miedo a acabar siendo un tema del qué hablar continuamente o ser la comidilla del grupo en tu zona de trabajo no es justo. Y si surge en alguna conversación, que puedas decir abiertamente que te gustan -en mi caso- las mujeres, como se puede decir que te gusta la lasaña. Nadie mira mal por gustarte una lasaña, ¿entonces por qué hacerlo por esta razón? Todo el mundo merece que se le trate con respeto y se respete quién es.

Tres. Para normalizar mediante la ciencia la propia existencia de quienes integran el colectivo, ya sea en el ámbito científico como fuera de él; para que no se nos etiquete y mire mal por ser “el gay”, “la bollera” o “la bi”. En muchos otros animales -porque los seres humanos seguimos siendo animales- encontramos que esto es completamente normal. ¿Por qué establecer entonces normas y prohibiciones en torno a algo que es natural como la vida misma? Ser parte del colectivo no se elige, se nace y se acepta, al igual que se acepta en todo el mundo ser heterosexual y cis.

¿Has sufrido discriminación en el laboratorio o centro de trabajo? ¿Lo denunciaste?

No he llegado a trabajar aún como científica, pero sí que estudio una carrera científica y, en ella, se podría decir que sufrido discriminación por parte de algunos compañeros de clase. No me han agredido físicamente y tampoco es necesario llegar a los golpes o a los insultos para llevarnos las manos a la cabeza. Por mi experiencia, puedo decir que, sobre todo, han sido comentarios derivados de mi bisexualidad, como “ligarás el doble, ¿no?, ja, ja” o “tienes que elegir: o te gustan los chicos o las chicas; lo de ser bi no existe” o, directamente, sexualizarme porque me gusten las chicas. Es grave que tengamos normalizado todo esto porque, sinceramente, son comentarios incómodos que una persona cis heterosexual, que se considera la norma, no sufriría porque se verían fuera de lugar.

También lo he visto, de forma más grave, en compis trans, negando su identidad, haciendo misgendering, etc.

No se ha llegado a denunciar porque para que la denuncia surtiera efecto, primero las organizaciones competentes deberían de tener formación adecuada para atender estos casos y generar un ambiente cómodo para poder alzar la voz.

¿Cómo podemos lograr una ciencia más inclusiva?

Desde mi punto de vista, se puede lograr una ciencia más inclusiva justamente aplicando los valores que cualquier persona del ámbito científico debería de tener para ser profesional en su campo.

La ciencia nos pide ser humildes para comprender y aceptar el mundo que nos rodea, sin imponer ideas o dogmas ni ir con prejuicios antes de investigar sobre un tema. Por ejemplo, yo podría querer que la raíz de 2 fuera 2, pero aunque lo deseara con todas mis fuerzas, no podría cambiar su valor real; se acepta y punto.

La idea es acercarnos a descubrir lo que -para muchos- es lo “nuevo” (no quiere decir que las distintas realidades sexuales no existieran hace miles y miles de años) desde el entusiasmo y aceptar la variabilidad de la propia naturaleza. En esencia, todos somos diferentes pero eso mismo es lo que nos hace ser especiales y únicos. Sin embargo, para ello, no podemos imponer una serie de comportamientos o prohibir ser quienes realmente somos.

La ciencia somos todes. Todes podemos aportar para que la ciencia avance. Todes somos válides.

Conoce a más protagonistas en #CienciaArcoíris😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando por Social Media en Investigación, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar