Debate sobre comunidades de Google+: ventajas e inconvenientes

Debate redes sociales temátcias ventajas inconvenientes

Como sabéis este año, el concurso del Máster en Buscadores de la UPF consiste en posicionar por la frase “Redes sociales temáticas ventajas inconvenientes”, así que desde Mis redes sociales no son verticales, de Lidia Bartolomé y Social Media en Investigación, de Lydia Gil, hemos decidido poner en práctica uno de los mejores valores que aportan las redes sociales a nuestra sociedad: la colaboración.

Puede parecer extraña sabiendo que estamos en un concurso, pero a nosotras no nos da miedo la competencia, ya que:

¡Creemos que compartir sección, puede beneficiarnos a ambas!

Por eso hemos decidido crear en ambos blogs la sección:

Debate sobre las redes sociales temáticas: ventajas e inconvenientes

Y a partir de hoy, cada viernes publicaremos, de forma alternada, una entrada en la que intentaremos poner sobre la mesa nuestros puntos de vista para dialogar y aprender un poco más de este apasionante mundo.

¿Nos acompañas?


Comunidades de Google+: ventajas e inconvenientes

En este primer encuentro queremos debatir sobre las afirmaciones que hace Lidia Bartolomé en su post “Comunidades de Google+: ventajas e inconvenientes”:

Comunidades de Google plusLas comunidades de Google+ permiten integrar muchos otros servicios de Google: Calendar, Drive, Sites, etc.

Nuestro perfil de Google+ nos permite participar en aquellas que sean de nuestro interés o crear una propia.

Una comunidad de Google+ ¡es prácticamente una red social! En ella cabe tanto una charla distendida como enlaces a los procedimientos de una institución, alojados en un Site de Google, o a calendarios, formularios, etc. y puede ser pública o privada, según nos convenga.

Lydia Gil: Discrepo sobre la comparativa acerca de las comunidades de Google+ vs redes sociales temáticas que planteas, porque creo que no son equiparables. Sobre todo porque las redes sociales especializadas han sido creadas para fines muy diferentes.

Por ejemplo, en mi proyecto Social Media en Investigación me centro en analizar las ventajas que ofrecen las redes sociales para investigadores, siendo una de las más importantes la creación de un perfil científico, en el que pueden incorporar su currículum vitae y sus publicaciones para compartirlas con el resto de la comunidad.

Podríamos pensar que esta misma acción, los investigadores podrían realizarla en cualquier otra red social generalista, como Google+ o Facebook, pero probablemente ni el impacto, ni el feedback sería el mismo.

Estoy convencida que las redes sociales científicas ofrecen un inmenso potencial, pero desgraciadamente están infravaloradas y la comunidad científica aún no las explota al 100%.

En todo caso, creo que un investigador debería apostar por tener presencia en cualquiera de las redes sociales científicas como ResearchGate, Academia.edu o Mendeley y no tanto en crear una comunidad en Google+.


Lidia Bartolomé: Está claro que las dos posturas pueden ser defendidas con buenos argumentos pero mi planteamiento va más en la línea de las funcionalidades que puede ofrecer una comunidad de Google+ a una comunidad de investigadores.

Una comunidad de investigadores podría crear una comunidad en Google+ y configurarla según sus necesidades:

  • Comunidad pública. Accesible a cualquier persona con perfil de Google+.
  • Comunidad privada. Accesible solo para los miembros que, además, pueden tener categorías diferentes: miembros o moderadores.
  • Permite bloquear usuarios.
  • En la sección de “Información” puede enlazar herramientas para trabajo colaborativo: documentos de Google Drive o Google Sites.
  • Cada miembro de la comunidad, tiene su propio perfil en Google+ que puede configurar según sus intereses e incluso puede hacer las veces de currículum.
  • Permite indexar las publicaciones mediante etiquetas y categorías, facilitando la recuperación de la información.

Además, la facilidad de interacción con Google Drive es un plus que ofrece todas las funcionalidades que un investigador necesita para elaborar sus artículos: subir o crear documentos, compartirlos, elaborar bibliografías mediante la herramienta de investigación de los documentos de texto, etc.


Lydia Gil: Sin duda alguna, son funcionalidades interesantes que ayudan al trabajo colaborativo, pero que quizá se alejan un poco del objetivo que persigue la comunidad científica al colgar sus artículos en las redes sociales especializadas. ¡Mejorar la visiblidad de sus trabajos! Ya que estas plataformas son indexadas por los buscadores…


Lidia Bartolomé: No cabe duda de que las redes sociales temáticas de investigación, presentan ventajas pero, limitan la interacción más allá del contacto con otros investigadores y ésto puede ser uno de sus mayores inconvenientes.


Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿habéis utilizado las comunidades de Google+ como red social? ¿Sois usuarios de las redes sociales científicas?

¡Estaremos encantadas de leeros!

Vuestro turno…


Actualización: 28 mayo 2015

Algunos de vuestros comentarios en Twitter… Muchas gracias a todos!


Foto portada: @RSNoVerticales y @TuSocialMedia

Foto Comunidades Google +: @lidiabartolome


Lydia Gil

Autora del blog "Social Media en Investigación" que tiene como objetivo fusionar la ciencia y las redes sociales, y dar a conocer proyectos de divulgación científica. Soy una apasionada del mundo digital y me encanta (re)descubrir cosas cada día.

30 comentarios en “Debate sobre comunidades de Google+: ventajas e inconvenientes

  • Hola Lydia , la verdad disfruta mucho las comunidades y la aceptación del público con mi marca, sin embargo me gustaría saber tu opinión o si quizá puedas realizar una nota respecto a los perfiles personales públicos, ya que ando en esa duda y que es necesario tenerla por ejemplo para una certificación de google., como que los trolls se cuelgan siempre de los perfiles personales. Gracias.

    • Hola Jaime,

      Mi perfil de Google plus a mí no me ha funcionado, principalmente porque el público al que me dirijo no se encuentra ahí, sino en Twitter, LinkedIn o Facebook. Así que la verdad es que no invierto mucho tiempo en esta red social.

      Un saludo,

      Lydia Gil

  • Hola, Meritxell,

    Yo creo que llegará el momento en qué los investigadores usaran las redes sociales con naturalidad. Los jovenes de hoy día, nativos digitales, son los investigadores del futuro (esperemos) así que, el problema está, como en otros muchos ámbitos, en la adaptación de los actuales profesionales a las redes sociales y a las nuevas tecnologías en general.

    Seguro que Lydia con «Social media en investigación», convence a unos cuantos!

    Gracias por participar 😉

  • Hola,
    Por mi trabajo, estoy en contacto con investigadores y sinceramente no sé si la comunidad científica está muy immersa en la comunicación 2.0. Muchos de ellos dedican una parte de su tiempo a tareas asistenciales y otra parte a investigación y disponen de poco tiempo. Por ello, creo que lo mejor es facilitarles el trabajo para su participación en redes sociales, cómo? Aún dudo.
    Por una lado, las redes sociales generalistas, como su nombre indican, son más conocidas y es en un principio más accesible llegar a ellas. Por ejemplo en Facebook existe un grupo donde encontrar artículos científicos, se llama Share Paper (https://www.facebook.com/groups/335323396581216/?fref=ts).
    Por el otro lado, creo que a los investigadores les daría más confianza tener una red social propia y temática, centrada en su ámbito, como las que se han comentado en el artículo.
    En resumen, entre escoger entre comodidad o confianza, creo que se quedarían con confianza, así que apuesto por las redes sociales temáticas.
    Saludos!

    • Hola Meri,

      Yo también considero que los investigadores están muy pocos comprometidos con la comunicación 2.0, pero además del problema de la falta de tiempo (entre otros motivos, por tener que hacer mil y un trámites burocráticos), creo que no se aprovecha al 100% porque hace falta más formación para que puedan explotar plenamente todas las ventajas que les aportan los medios sociales a su trabajo.

      Uno de los objetivos de Social Media en Investigación es ese… así que espero poder contribuir con un pequeño granito de arena a esa tarea… 😉

      No conocía el grupo de Facebook Share paper, pero tiene buena pinta, al menos en cuanto a número de miembros que participan (5.979)… sería interesante saber si el grupo es activo y logra muchas interacciones, ya que muchas veces el problema, como le comentaba a Josep, es que parece que no hay nadie al otro lado…

      Me ha resultado muy curioso el adjetivo que has utilizado para describir a las redes sociales temáticas… «Confianza»… no tengo muy claro que ese sea el motivo por el que los investigadores se decantan más por Academia.edu o ResearchGate, pero de momento, parece que cuestiones profesionales la apuesta es clara hacia ese lado.

      Muchas gracias por participar en el debate.

      Un saludo!

  • En toda la vorágine de las redes sociales y la comunicación 2.0 en general, me llama especialmente la atención, las escasas referencias a la seguridad y privacidad de los datos. Creo que un investigador puede hacerse varias cuestiones en este sentido. ¿Por qué tengo que estar en una red social como Google+? ¿Por qué tengo que estar en una red social científica? ¿Qué hacen esas empresas con mis datos? ¿Y con mis papers? ¿Cómo se lucran? ¿Estoy dispuesto a ceder datos de mi persona que incluso desconozco que se puedan recopilar, solamente por tener más «visibilidad»?

    Quizás este reflexión no aporte mucho al debate y se salga totalmente de las cuestiones que aquí se abordan, pero me gustaría saber qué pensáis, tanto Lydia, como Lidia, y todos los que estáis siguiendo este interesante hilo.

    Un saludo!

    • Hola Raquel,

      Creo que nos lo has puesto un pelín complicado, ya que en mi opinión, el aspecto relacionado con la famosa venta de datos o la pérdida de privacidad son dos de los puntos que causan más controversia.

      ¿Realmente los usuarios somos conscientes de lo que representa la “gratuidad” de los medios? Yo creo que no y sobre todo, pienso que no nos podemos hacer una idea real.
      Sin embargo, considero que por una simple cuestión de adaptación a los nuevos tiempos, debemos utilizar estas herramientas, intentando hacerlo de una forma responsable.

      La comunicación virtual y el uso de redes sociales me han aportado muchas cosas positivas (conocer gente, traspasar fronteras, hacer este Máster…), así que de momento, y a pesar de esas importantes desventajas que mencionas, seguiré apostando por ellas.

      Muchas gracias por tu aportación!

      Buen fin de semana!

      • Hola, Raquel,

        Esta es una cuestión que surge a menudo. Es evidente que nada es gratuito pero, ¿pagaríamos dinero por usar todas esas herrmientas que pagamos con nuestros datos?

        A mi, como a Lydia, las redes sociales y las diferentes herramientas 2.0, me han dado cosas muy positivas así que lo tengo claro: actuo en las redes como en la vida real. Comparto aquello que me apetece compartir, ya sea trabajo u ocio y guardo para mí lo que no quiero mostrar.

        Tan simple y tan complicado a la vez, ¿verdad?

        Un saludo! 😉

  • Pienso que para los cientificos resulta ventajoso tener presencia tanto en GooglePlus como en redes sociales propiamente académicas, claro siemrpe teniendo en cuenta las posibilidades que ofrecen ambos tipos de redes, y sobre todo el objetivo que cumplen.
    Ciertamente las redes sociales académicas ofrecen facilidades para compartir y comentar sobre proyectos e investigaciones, recomendar artículos a otros colegas, y por supuesto socializar con investigadores de áreas afines. Pienso que lo ventajoso seria visualizar las investigaciones y publicaciones en redes como ResearchGate, Mendeley, etc.,, mientras por otro lado se puede mostrar también un lado más personal en redes como GooglePlus y Facebook, donde se pueden estrechar igualmente lazos con otras comunidades científicas. En fin que no creo que unas redes sean mejores que otras, solo que tienen propósitos distintos, que se deben ajustar a los intereses de los propios investigadores. En lo personal, abogo siempre por las redes sociales académicas y su difusión, como espacios apropiados para hacer y compartir ciencia.

    • Hola Sonia,

      Lo interesante sería encontrar ese punto medio que comentas, sacando lo mejor de cada una de las redes sociales.

      Para mi, las plataformas que ayudan a incrementar el impacto científico son las redes sociales especializadas y el espacio para la divulgación científica, las redes más generalistas. Aunque quizá un científico que quiera hacer divulgación en las redes, seguramente se decantará por Facebook, simplemente porque es más conocida, no?

      Muchas gracias por tus comentarios ;).

      A disfrutar del fin de semana!

    • Hola, Sonia,

      Yo prefiero pensar que las redes sociales no tienen un propósito determinado sinó que podemos utilizarlas en función de nuestras necesidades.

      Parece que la mayoría nos vamos decantando por combinar ambos tipos de redes sociales y creo que si científicos y académicos mostraran esa faceta más personal que dices, en el entorno que consideraran adecuado, el impacto de su trabajo sería mayor.

      Gracias por participar! 😉

  • En primer lugar quiero agradeceros la invitación al debate.
    Igual que comenta Anna, yo tampoco utilizo Google+ ni en el ámbito investigador ni en el personal. Pero lo que me gustaría destacar, es que sinceramente no conozco a nadie que lo utilice, tampoco en el ámbito personal. Desconozco la razón. En mi caso el no utilizarlo se debe precisamente a eso: el no conocer a nadie en esta red limita su utilidad para mí. Leyendo lo que comentáis sobre Google+ en la entrada, por su integración con el resto de herramientas de Google me parece interesante más como medio de comunicación y organización «intragrupo» para cada grupo de investigación que como canal de relación entre varios grupos de investigación.

    En cuanto a redes sociales específicas del ámbito investigador, sin duda me quedo con Researchgate. Me resulta más intuitiva y fácil de usar, y creo que cumple mejor con la finalidad de establecer interacciones entre los usuarios que Academia.edu. Esta última la veo más enfocada a ser un currículum online, y como forma de llevar un seguimiento de las publicaciones de los investigadores que nos interesan. Sin embargo no permite establecer una verdadera interacción como sí ocurre con Researchgate a través de la opción de preguntas y respuestas y la posibilidad de solicitar a los autores aquellos de sus trabajos científicos que no están a nuestro alcance.

    Por último, me declaro novata en el uso Linkedin y Twitter para el ámbito académico-investigador, ya que llevo utilizándolas apenas 1-2 meses. Linkedin me ha sorprendido gratamente, y resulta muy interesante utilizándolo de la forma adecuada, introduciéndonos en grupos de debate de temáticas de nuestro interés. Twitter me produce sentimientos encontrados. Me fascina y me abruma a la vez la cantidad de información que obtenemos en un segundo. La dificultad aquí está por una parte como receptor en filtrar aquella información que nos interesa, y por otra como emisor en hacer llegar la información que ofrecemos al público que realmente es nuestro objetivo.

    Mi postura es intermedia, al igual que Lydia creo que las redes sociales temáticas especializadas para la investigación son las más adecuadas para la relación entre investigadores. Pero también estoy de acuerdo con Lidia en la importancia de la divulgación de los conocimientos a otro tipo de público, y para ello las redes sociales generalistas como Twitter, y por qué no, también Facebook, pueden ser de gran ayuda. Aquí tendremos que adecuarnos al tipo de público e intentar comunicar de forma atractiva, amena o humorística para atraer la atención. Por mi parte, en ningún caso tomaría partido por un tipo de redes u otras, si no que elegiría una combinación de ambos tipos.

    Finalmente, os felicito a ambas por vuestro trabajo y os animo a continuar con el proyecto.

    ¡Un saludo y feliz fin de semana!

    • Hola Estefanía,

      Has mencionado un aspecto muy importante, el saber combinar la presencia en ambos tipos de redes y saber aprovechar los grandes beneficios que éstas nos aportan. Es complicado crear una buena estrategia de comunicación para cualquier persona que se inicia en estos temas, pero ante el abanico de posibilidades que tenemos, lo mejor es testar las herramientas y quedarnos con aquellas nos resulten más cómodas, como comentaba Anna.

      Probablemente, el poco provecho que sacamos a Google plus sea por la falta de conocimientos para explotarlo correctamente. Yo misma voy muy perdida en mi «estrategia de promoción del blog», pero aquí la experta en esa red es Lidia 😉

      Me encanta que le hayas dado un punto más a ResearchGate como la red social científica preferida por los investigadores. Personalmente, creo que su éxito se debe a que ha sabido encontrar ese punto diferencial respecto a otras plataformas y creo que una de sus características más importantes son sus exhaustivas búsquedas de documentación, gracias a su potente motor de búsqueda semántica.

      Muchas gracias por pasarte por aquí…

      Buen fin de semana!

      • Hola, Estefanía,

        Sin duda, mi mejor experiencia con una comunidad de Google + se produce usándola como herramienta de comunicación interna. Debo decir que, al principio, la mayoría de mis compañeros de trabajo eran reacios a utilizarla pero en unos meses, ya se había convertido en nuestro principal canal de comunicación.

        La mayoría usa su perfil de Google+ solamente para este fin pero todos reconocen que es una buena herramienta.

        Por otro lado, igual que Lydia, estoy completamente de acuerdo en la necesidad de combinar el uso de ambos tipos de redes sociales y encontrar nuestro propio sistema para difundir lo que publicamos.

        Gracias por participar! 😉

  • Hola. Yo no utilizo Google+. De momento, tengo un blog, utilizo mucho twitter, también LinkedIn y estoy en Researchgate. Creo que Researchgate es una buena red social para encontrar otros investigadores y para ser visible. No la encuentro tan buena, y eso lo he comentado con algún investigador, como repositorio para la producción científica. Puedes subir todo tipo de documentos, eso sí, pero ni tiene ningún control sobre lo que se sube y, por ejemplo, es muy difícil encontrar publicaciones de investigadores de una universidad en concreto. Es decir, es complicado buscar algo concreto. Para mí, es más el Facebook de los investigadores. Pienso que cada investigador debería utilizar aquellas herramientas 2.0 que le sean más cómodas. Eso sí, la recomendación es que las use, porqué aumenta su visibilidad y eso está demostrado. En mi opinión, las principales herramientas 2.0, serían: blogs, twitter, linkedin, ResearchGate, Academia.edu, dejando a Facebook como red social más personal y, Google+ no sabría que decir exactamente.
    Os recomiendo el twitter de Xavier Lasauca (@xavierLasauca), al que conozco personalmente, que es un especialista en uso de herramientas 2.0 para investigadores, tiene tweets con posts muy interesantes.

    • Hola Anna,

      Creo que ResearchGate se ha ganado a pulso el título de Facebook de los científicos y sin duda, dos de sus mayores beneficios son el aumento de la visibilidad y la posibilidad de conectar con otros investigadores.

      Sobre lo que comentas de la falta de control de las publicaciones en esta red social es una gran realidad, pero quizá a otros investigadores le dan este uso porque tener su producción científica ahí colgada aumenta sus posibilidades de citación y porque les mola la idea de tener un DOI (url permanente). 😉

      Respecto a Xavi Lasauca, sólo comentar que sin duda alguna, es un gran referente en el mundo de la investigación 2.0 y estoy muy contenta de haberlo tenido como invitado en el blog hace un par de días…

      Muchas gracias!

      Buen fin de semana!

      • Hola, Anna,

        No conozco ReserarchGate (pero investigaré) y estoy empezando a profundizar en Academia.edu para próximas entradas de este espacio de debate. Justamente, me interesa lo que dices de la falta de control sobre los documentos que se suben a las redes sociales especializadas.

        También me parece muy acertada tu opinión sobre el uso de las herramientas 2.0 segun las necesidades de cada uno.

        Gràcias! 😉

  • Personalmente creo que el mejor lugar para crear una comunidad científica, un foro de debate entre investigadores de una temática o un espacio colaborativo entre académicos y científicos de un área del conocimiento determinada es una red social temática dirigida a científicos.

    Intentaré convenceros con algunos argumentos: 😛

    – El que me parece más importante es el de la imagen pública o reputación. ¿No es mejor ofrecer la entrada a alguien nuevo a un grupo de una red social temática que a un grupo de una generalista? ¿No genera una imagen pública más seria y profesional si el científico está en una red social temática? No me imagino a dos científicos que se conocen en un congreso y que uno le diga al otro «te agrego a Facebook». Jejeje

    – A la vez, en una red social temática pueden encontrarse online profesionales interesados en compartir experiencias, contenidos, etc. Es difícil que un científico vaya a Facebook, Google+ o Linkedin a buscar compañeros con los que interactuar. O mejor dicho, en una red social temática, estos encuentros se dan «sin querer». Es un espacio virtual donde se mueve tu colectivo. ¿Por qué vas a faltar tu y tu grupo?

    – Es cierto que los grupos o comunidades de las redes sociales generalistas ofrecen un montón de características que las convierten en herramientas muy útiles para este tipo de trabajo entre científicos. Mientras que las redes temáticas, seguramente tienen muchas carencias. Pero, ¿por qué son tan potentes las generalistas? Porque las usa mucha gente y a estas empresas les interesa ofrecer lo mejor para que se queden. Así pues, lo que hay que conseguir con las redes sociales temáticas es promocionarlas lo suficiente y enviarles feedback para que las empresas de las temáticas las mejoren! Utopía… 😉

    Buen trabajo y suerte!

    • Hola Javi,

      Muchas gracias por tus comentarios!

      Suscribo totalmente tu postura y me gusta la situación utópica que planteas. Aunque quizá mi reflexión iría sobre la toma de conciencia de los investigadores para sacar todo el potencial posible a estas plataformas, ya que por falta de funcionalidades no será.

      Por ejemplo, ResearchGate, mi red social científica preferida, ofrece una sección muy interesante de Preguntas/Respuestas con un buen nivel de aceptación:

      – Más de 200.000 preguntas, más de un millón de respuestas, un 75% de las cuales son enviadas en menos de 48 horas.

      Creo que estos datos son símbolo de la apuesta que empieza a hacer la comunidad científica por la participación en estos medios… pero aún queda mucho trabajo por hacer…

      Por eso hay que promocionarlas y difundirlas para que la gente las conozca, les dé un voto de confianza y la rueda empiece a circular mejor…

      Buen fin de semana! 😉

    • Hola, Javi,

      Tus argumentos, sin duda, estan bien fundamentados pero la realidad de las redes sociales temáticas deja mucho que desear… por ahora! La realidad de las redes sociales puede cambiar de forma relativamente rápida en función de los intereses de «los grandes».

      En cualquier caso, el día en que esos dos científicos se sigan en Facebook o Google+, tras conocerse en un congreso, será porque el uso de las redes sociales se habrá normalizado en las comunidades científicas y, quizá, eso implique también un aumento del uso de las redes sociales especializadas.

      Gracias por participar! 😉

  • Está claro que, además de las ventajas que ofrecen las redes especializadas, los investigadores necesitan dar a conocer sus trabajos y esto requiere entornos de fácil acceso al gran público. Esa es una de las ventajas de estar presente en las redes sociales generales.

    Gracias por participar, Josep, no dejes de hacerlo! 😉

    • Hola Lidia,

      Sí, necesitan espacios abiertos a todo el público, pero además una buena estrategia de comunicación y mucha formación, para que descubran el gran abanico de posibilidades que las redes sociales puede aportarles a su trabajo y puedan sacarle el mejor de los partidos.

      Actualmente, se están impulsando muchas iniciativas desde diversas instituciones, pero llevará tiempo convertir a nuestros investigadores en «científicos 2.0″… 😉

  • Me parece incuestionable que toda comunidad científica aspira a espacios de debate que contrastan, matizan o refutan trabajos concretos realizados por sus miembros o por otros científicos; o bién, que dinamizan y permiten localizar más rápido los centros de interés en la investigación que alguien está llevando a cabo. En este sentido sería fácil afirmar que una red social para investigadores resolvería esas necesidades. Sin embargo, la cuestión que me planteo es por qué entonces, si te paseas un ratito por una red social generalista, como Google+, es tan fácil encontrar espacios de discusión científica como..

    CORPUS LINGUISTICS
    https://plus.google.com/communities/101266284417587206243/stream/f5411cba-7935-4731-bea1-1872dad0dd24

    A place to share, discuss, question etc anything and everything related to corpus linguistics and language teaching and language learning. If as a language teacher you are wondering what’s the point have a look at the first link below. And if you are looking for more technical discussions I would direct you to the Facebook corpus linguistics group. The LinkedIn group is worth checking too as well as signing up to Corpora List and/or reading its archives.

    Me da en la nariz que las comunidades científicas crean comunidades virtuales en entornos generalistas porque son conscientes de una de las ventajas más evidentes de esta tipología de redes: el potencial inmenso de difusión y recepción de ímputs no sólo de los miembros especialistas en la disciplina de que se trate (objetivo primero) sinó también de público no especialista que muestre tener interés por el conocimiento en ése ámbito científico con lo que se crean muchas más opciones de enriquecer la investigación y la difusión. Porqué… a qué comunidad científica no le interesa que sus avances y progresos sean conocidos y reconocidos socialmente?

    Me parece incuestionable, pues, igual de incuestionable que mi primera afirmación, que si son las mismas comunidades científicas las que se organizan en comunidades de Google+, la postura que se refuerza en vuestro debate es que en esta tipología de red social se dan más ventajas que perjuicios. De hecho, creo que es un espacio que tiene un recorrido mucho mayor. Las sinergias que se pueden crear entre comunidades más o menos abiertas que forman parte del tejido social virtual más general son las que hacen inclinar, a mi entender, la balanza a favor de la postura defendida por Lidia en este debate.
    ¡¡Por cierto, felicidades a las dos por la inciativa!!

    • Hola Josep,

      Gracias por participar y por la fecilitación ;).

      El ejemplo que nos muestras es una buena iniciativa. Sin embargo, yo me planteo dos cuestiones:

      – ¿361 miembros es un número razonable de participantes?
      – ¿Qué le falta a esa comunidad para que la gente se interese? Ya que si echas un vistazo rápido, puedes observar que hay pocas interacciones y comparticiones de las publicaciones.

      Por lo que en esa comunidad algo está fallando, ¿no? Quizá, ahí no sea el espacio más adecuado para discutir esos temas, quizá, la estrategia de difusión que están utilizando no sea la más pertinente… pueden ser muchas cosas… pero lo que no podemos olvidar es que lo más importante de cualquier red social «no hablar solo»… Y eso, a veces es muy complicado.

      Personalmente, creo que los investigadores deben utilizar sus espacios especializados para debatir y dialogar sobre temas científicos, y quizá también para ponerse de acuerdo en cómo podrían comunicarse mejor con la sociedad y que el mensaje llegue de forma efectiva.

      Un saludo!

  • Hola, Lidia y Lydia, si lo he entendido correctamente, el debate que planteáis es: ¿Todo aquello que permite hacer una red temática, se puede hacer con una red generalista? Creo que sí, pero dependerá del uso que hagamos de la red. Por ejemplo, en Facebook tengo amigos que se dedican a múltiples profesiones y la utilizo como red social generalista. En Línkedin, agrego preferentemente amigos que se dedican a sectores profesionales que me interesan y que comparten información sobre temas que me interesan. Es una red generalista pero la uso como si fuese temática. Lo mismo creo que pasa con Google+, podemos usarla de forma generalista o temática. Las redes son instrumentos i las personas decidimos como utilizamos estos instrumentos. Cuantos más instrumentos existan, sean del tipo que sean, mejor para los usuarios.

    • Hola, Cristina,

      Esa es mi postura, sí pero, no la de Lydia que defiende las redes sociales temáticas especializadas para la investigación.

      Me encanta como lo expresas «Las redes son instrumentos i las personas decidimos como utilizamos estos instrumentos».

      Muchas gracias por tu aportación. Te animo a seguir participando en los debates, creo que tienes mucho que aportar! 😉

    • Hola Cristina,

      Gracias por participar.

      Es una realidad que prácticamente puedes encontrar las mismas funcionalidades en ambos tipos de redes sociales. De hecho, casi todas están inspiradas en Facebook (los usuarios tienen un «muro», un perfil, etc.).

      Sin embargo, creo que es importante resaltar que el impacto que puede tener un investigador en una red social científica, siempre será mucho mayor, teniendo en cuenta que a todos los participantes tienen intereses en común.

      Como parte de su estrategia de difusión, la comunidad científica también deberá estar presentes en las grandes redes, pero quizá Google plus, no sea la más adecuada… 😉

      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando por Social Media en Investigación, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar