Ágata Timón, matemática | #MujeresDivulgadoras 3ª ed.

Ágata Timón

Hoy en #MujeresDivulgadoras: ciencia con voz de mujer (3ª edición) conocemos a:

Ágata Timón, matemática

Ágata Timón es Responsable de Comunicación y Divulgación del Instituto de Ciencias Matemáticas (@_ICMAT). A nivel de formación, es licenciada en Ciencias Matemáticas y máster en Periodismo y Comunicación de la Ciencia, la Tecnología y el Medio Ambiente.

En 2016 fue galardonada con el Premio madri+d de la Comunidad de Madrid de Comunicación Científica por su post «El personaje más romántico de las matemáticas«, publicado en el blog ‘Matemáticas y sus Fronteras’ de Manuel de León.

Es coautora de diversos libros de divulgación entre los que encontramos Las matemáticas de la luz (Catarata, 2017), La engañosa sencillez de los triángulos (Catarata, 2017) o Las matemáticas de los cristales (Catarata, 2015).

Ágata Timón dice que apuesta por la divulgación científica, porque cree que es una manera de introducir en el diálogo social (y por tanto, en la construcción del relato público) un cuerpo de conocimiento que considera muy relevante: la ciencia, y, en concreto, las matemáticas. Más allá de la narración de las teorías o resultados concretos piensa que es interesante fomentar el tipo de pensamiento habitual en matemáticas –lógico, crítico y exhaustivo– entre personas que no tienen una relación con la investigación.

Por otro lado, considera que la divulgación debe incorporar diversas voces, no solo a la comunidad científica, sino a personas de todo tipo, y ponerlas en conversación, de manera que favorezca la reflexión conjunta sobre el desarrollo científico y la “apropiación” por parte de la población de un conocimiento y una práctica que en muchos casos quedan confinados en pequeños círculos ultra especializados.

También le gusta la posibilidad que brinda la divulgación de ofrecer modelos diversos de la profesión científica, para así tratar de mitigar las desigualdades que existen en la comunidad científica respecto a género, raza, clase social, identidad y orientación sexual, etc.

Más allá de estas consideraciones generales, le gusta su desempeño diario: puede estar al tanto de temas que le interesan –estudió la carrera de Ciencias Matemáticas, y siempre le ha fascinado esta disciplina y la ciencia en general– y además tiene que buscar estrategias para transformar estas ideas en contenidos culturales atractivos o interesantes para diferentes públicos. Trabajar en divulgación también le posibilita estar en contacto con personas de diferentes instituciones, profesiones, edades, intereses…

Eso sí, tras esta oda a la divulgación, Ágata Timón también dice que conviene puntualizar que, como otros sectores profesionales vinculados a la comunicación y la cultura, la difusión científica tiene también su cara amarga: condiciones laborales precarias para muchas/os profesionales, falta de consideración en las agendas políticas, instrumentalización del mensaje, falta de diversidad, etc.

La profesión matemática, en contra del estereotipo popular, es la profesión más deseada según estudios recientes y, además de los muchos campos en los que puede ejercerse, dedicarse a una de sus facetas, la investigación, pude llegar a ser una pasión que dé sentido a una vida. Ágata Timón nos presenta en esta charla dos casos en los que esta pasión supuso poner en riesgo la propia integridad física. Ponte cómodo/a y dale al play. 😉

Conoce a más protagonistas en #MujeresDivulgadoras.

Lydia Gil

Autora del blog "Social Media en Investigación" que tiene como objetivo fusionar la ciencia y las redes sociales, y dar a conocer proyectos de divulgación científica. Soy una apasionada del mundo digital y me encanta (re)descubrir cosas cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *