María Engracia Muñoz-Santos, arqueóloga | #MujeresDivulgadoras 2ª ed.

Ma. Engracia Muñoz Santos

Hoy en #MujeresDivulgadoras: ciencia con voz de mujer (2ª edición) conocemos a:

María Engracia Muñoz-Santos, arqueóloga

María Engracia Muñoz-Santos (@MEngraciaMunoz) es arqueóloga, historiadora y divulgadora de historia antigua. Ha cursado el Máster en Mediterráneo Antiguo y está realizando su doctorado en Arqueología Clásica en la Universidad de Valencia.

Ha participado en diversas excavaciones arqueológicas e imparte clases en el Centro de Estudios del Próximo Oriente y la Antigüedad Tardía de la Universidad de Murcia y en el Centro de Estudios Artísticos Elba.

En 2017 publicó su primer libro, Animales en la Harena (Editorial Confluencias), como parte de su investigación sobre el papel de los animales en la vida cotidiana de la Antigua Roma. Aquí puedes escuchar una entrevista que le hicieron en el programa El Café de la lluvia.

A nivel de divulgación ha creado el blog Arqueología en mi jardín, ha publicado diversos artículos en revistas como Historia National Geographic y Revista de Historia, y forma parte del proyecto Arqueólogas e historiadoras. Mujeres que también hacen ciencia e hicieron historia.

Tiene muchas razones para apostar por la divulgación, aunque tiene que remontarse a su infancia para contárnoslo. 😉

Desde pequeña una de las asignaturas que menos le gustaban en el colegio era Historia. Le gustaba mucho más Física, Lengua, Plástica o Música. Aunque lo curioso es que desde mucho antes tenía claro que quería ser arqueóloga. Quizá te estés preguntando, ¿cómo puede ser esto? La respuesta está que para ella (desde sus primeras lecturas), la arqueología no tenía nada que ver con la historia, eran dos temas completamente diferentes en su mente infantil.

María Engracia supone que el problema estaba en que la historia, en clase, era muy aburrida. En cambio, los libros de arqueología que leía estaban llenos de increíbles descubrimientos que convertían a los arqueólogos en héroes científicos, como lo podía ser un médico que salvaba una vida o un biólogo que encontraba un nuevo animal.

Cuando llegó a la universidad no tuvo más remedio que estudiar Historia, porque era la única forma de ser arqueóloga. Ahora existe el grado de Arqueología, pero cuando comenzó sus estudios universitarios no era así, y Arqueología formaba parte de la carrera de Historia.

Fue antes de terminar la carrera cuando la divulgación llegó a su vida.  No fue algo inesperado, ya que desde el primer año creyó que su lugar podía estar en un museo. Le encantaba la faceta didáctica de esos lugares y uno de sus primeros trabajos consistió en crear unas fichas para peques en el Museo Arqueológico de Valencia.

La carrera avanzaba, los años pasaban y tuvo que ponerse a trabajar mientras estudiaba, y cambiarse de la universidad presencial a la universidad a distancia. Su vida se complicó. Olvidó lo que era la arqueología y se sumergió en una vida que le hizo odiarse a ella misma. De despachos, burocracia, teléfonos sonando en todo momento, informes a redactar, fotocopias, jefes resoplando por falta de café…

Agobiada, triste, deprimida y hundida se reencontró a sí misma y a su espíritu divulgador, cuando hablando con unas amigas (que nada tenían que ver con la historia y la arqueología), le preguntaron sobre un tema que conocía y que ya ni tan sólo recuerda. En cuanto llegó a casa abrió su ordenador y creó su blog: Arqueología en mi Jardín.  Sin grandes pretensiones, sólo para sus amigas, para explicar aquello que creía curioso y que a ellas les iba a gustar leer. En pocos meses el blog creció en entradas y en seguidores y ella llegó a convertirse en una pionera de la temática: como mujer, como arqueóloga y como historiadora en las redes sociales.

Toda esta historia nos la cuenta, María Engracia Muñoz, para explicarnos sus motivaciones para divulgar. Dice que no es nada altruista, que se siente más bien una egoísta en la posición que, sin querer, ha llegado a ocupar, y que básicamente su respuesta es que apuesta por la divulgación por la satisfacción que le produce.

Ahora ya no sólo se limita a su blog. Ha publicado el primero de (espera) muchos libros, da conferencias, charlas, escribe en revistas de historia en las que nunca se hubiese imaginado escribir, porque en ellas lo hacían los grandes que ella admiraba. Y la satisfacción llena su vida al ver los ojos de la gente cuando la escuchan y percibe cómo disfrutan con lo que les cuenta; que se lo pasan bien aprendiendo; que se tira una hora después de cada charla respondiendo preguntas; que le escriben por las redes sociales diciéndole lo mucho que les ha gustado su libro o sus artículos.

Le complace enormemente intentar conseguir que la gente deje de pensar que la historia es aburrida… que los antiguos hombres (nuestros antepasados, al fin y al cabo) eran como nosotros, gente de carne y hueso, no letras sobre un papel… y que quienes le escuchan se sientan tan cerca de ellos como si fuesen sus padres o sus vecinos.

Le entusiasma acercar la historia a todo el mundo. Le satisface que la gente se sienta a gusto con la historia, que la haga propia, cercana, ligera y que no la odie.

La divulgación le permite acercarse a las personas y ella puede acercarles la historia. Y cuando habla, siente que se crea una especie de simbiosis entre todos, como si el exterior no existiese, sólo ese momento.

Así siente la divulgación la arqueóloga, María Engracia Muñoz-Santos. 😉

Y como buena divulgadora de Letras, en este vídeo nos cuenta por qué estudiar una carrera de esta área vale la pena. Ponte cómod@ y dale al play. 😉

Echa un vistazo a la primera edición de #MujeresDivulgadoras😉

Lydia Gil

Autora del blog "Social Media en Investigación" que tiene como objetivo fusionar la ciencia y las redes sociales, y dar a conocer proyectos de divulgación científica. Soy una apasionada del mundo digital y me encanta (re)descubrir cosas cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando por Social Media en Investigación, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar