Decálogo de comunicación ambiental en redes sociales

La educación y la comunicación ambiental desempeñan un papel fundamental en la promoción de la conciencia y la acción en favor del medio ambiente. En la era de la información y las redes sociales, los medios de comunicación y las plataformas virtuales se han convertido en herramientas poderosas para difundir mensajes y fomentar la participación ciudadana. La guía de buenas prácticas en comunicación ambiental creada por el Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM) proporciona orientación para los medios de información y las redes sociales sobre cómo abordar la educación y la comunicación ambiental de manera efectiva, precisa y comprometida.

Además se recogen criterios a seguir en diferentes tipos de publicaciones (audiovisuales, escritas y en redes sociales) y se incluyen diversas recomendaciones tanto sobre contenido como sobre el uso de la utilización de imágenes.

La guía completa se puede consultar aquí.

Fuente: Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM), 2023

Decálogo de comunicación ambiental en medios de información y redes sociales

Divulgar los conceptos y términos técnicos precisos para la comprensión del fenómeno a comunicar.

Al presentar información sobre fenómenos ambientales, es crucial utilizar un lenguaje técnico preciso pero comprensible. Esto implica explicar términos científicos de manera accesible para que el público general pueda comprender la complejidad del problema.

Comunicar el concepto de riesgo e incertidumbre sin exagerar ni minimizar la magnitud del problema.

La comunicación del riesgo ambiental requiere equilibrio. Es importante transmitir la gravedad del problema sin caer en el sensacionalismo o minimizar su gravedad. Esto implica proporcionar datos y evidencias de manera transparente y precisa.

Interactuar con la comunidad científica siendo ésta la principal fuente de información.

La colaboración con personas expertas y dedicadas a la ciencia es fundamental. Esto asegura la veracidad de la información presentada y permite acceder a investigaciones actualizadas y validadas que respalden los mensajes transmitidos.

Acercar la información temporalmente cuanto sea posible.

Mostrar cómo afectan actualmente los problemas ambientales aumenta la relevancia y la urgencia de actuar.

Conectar la comunicación ambiental con realidades cercanas.

Relacionar la información ambiental con situaciones y lugares específicos y cercanos ayuda a que la audiencia se identifique con los impactos. Al relacionar esta información con la vida diaria de las personas, se establece un vínculo emocional y se hace más tangible la necesidad de cambios para resolver los problemas.

Enmarcar la problemática ambiental en los estilos de vida.

Relacionar los problemas ambientales con las decisiones cotidianas de las personas les muestra cómo sus acciones individuales contribuyen a la situación general, generando conciencia y motivando cambios de comportamiento.

Conectar fenómenos globales con locales.

Al destacar cómo los problemas globales impactan en comunidades locales específicas, se fomenta la comprensión de la interconexión entre eventos a gran escala y su influencia directa en la vida cotidiana.
Incluir, en la medida de lo posible, fuentes directas.

Las fuentes directas, como testimonios de personas expertas, investigadoras o personas afectadas, brindan credibilidad y autenticidad a la información, generando un mayor impacto y confianza en el mensaje transmitido.

Difundir iniciativas y experiencias novedosas, profundizando en los logros que se han obtenido.

Compartir historias de éxito, avances tecnológicos o proyectos que hayan tenido un impacto positivo en el medio ambiente inspira y motiva a la audiencia, mostrando que el cambio es posible y alentando la réplica de estas acciones.

Cambiar el enfoque alarmista por un enfoque positivo y motivador, sin ocultar la gravedad de la problemática a tratar.

Resaltar las soluciones, los avances y los esfuerzos colectivos exitosos motiva a las personas a ser parte de la solución, generando un sentimiento de empoderamiento y acción positiva.


Fuente:

Alcañiz Roy, Gema; Cebrián Renovell, Javier; Doncel-Moriano Martí, Laura; Peña Fernández, Jessica; Ruano Fernández, Dámaris, Rodrigo-Cano, Daniel. Educación & comunicación ambiental. Guía de buenas prácticas para medios de información y redes sociales. CENEAM, 2023.

Lydia Gil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando por Social Media en Investigación, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar