Ángel Figueroa apuesta por la comunicación científica como herramienta contra la desigualdad social

Ángel Figueroa, divulgador científico mexicano

UNAMirada a la Ciencia, el proyecto de comunicación científica que actúa como herramienta contra la desigualdad en México

En esta primera “Charla con los expertos” de 2017 viajamos hasta México para conocer UNAMirada a la ciencia, el proyecto de divulgación científica para combatir la desigualdad social extrema que reina en este país. Para ello contamos con la presencia de Ángel Figueroa Perea, Comunicador social y actual Director de Medios de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Antes de empezar algunos datos sobre México

En la pasada edición del Campus Gutenberg tuve la oportunidad de asistir al taller ¿Se puede usar la comunicación científica como herramienta contra la desigualdad? impartido por el prof. Figueroa en el que presentó un impactante análisis de la idiosincrasia y estatus económico de los mexicanos, que sin duda nos ayudan a contextualizar mejor los problemas de este país y  el posible desinterés por los temas científicos. Y es que aunque los mexicanos seamos reconocidos por nuestra hospitalidad, por el gusto por el chile y el tequila, por ser alegres y ocurrentes; por saber reírnos de nosotros mismos, de nuestros gobernantes, de las tragedias del país e incluso de la muerte, como resaltan en la infografía “Soy puro mexicano”, desafortunamente este otro panorama también forma parte de nuestra realidad: 🙁

  • México tiene una población de más de 120 millones de habitantes: 60% pertenece a la clase baja; 34% a la clase media y un 6% a la clase alta.
  • Las mayores preocupaciones de los mexicanos son la seguridad, la corrupción y el narcotráfico.
  • Un 42% de los mexicanos no tiene tiempo libre y 3 de cada 10 trabaja más de 50 horas/semana.
  • Los mexicanos confían demasiado en la fe y poco en la ciencia. Un 75% reconoce la acupuntura, quiropráctica, homeopatía y limpias como tratamientos para enfermedades.
  • La Biblia y 2 libros de superación personal, entre los 10 libros más leídos por los mexicanos.

Así que te invito a que te pongas cómod@ y disfrutes de esta interesante charla.


Hola Ángel, bienvenido a Social Media en Investigación. ¿En qué consiste el proyecto “UNAMirada a la ciencia” y qué objetivos persigue?

UNAMirada a la Ciencia es una publicación de la Universidad Nacional Autónoma de México que nació en junio de 2005, con la misión de compartir semana a semana, el quehacer y los aportes de los investigadores mexicanos quienes, desde el anonimato de sus laboratorios, generan conocimiento para la construcción de una mejor sociedad.

También ha buscado que el lector se asombre y tenga otra mirada sobre su entorno, así como inquietarlo para conocer y comprender aspectos de su vida cotidiana.

Este logro no sería posible sin la colaboración del periódico La Prensa y de otros diarios que a lo largo de estos años han abierto espacios entre sus páginas para este proyecto de comunicación de la ciencia.

Debido a la buena aceptación de esta página, se retomó el proyecto para la elaboración de un cartel mensual con el mismo nombre y tema, y una versión resumida del contenido. El cartel tiene una edición mensual de 20,000 ejemplares de 54 por 79 cm. Se coloca en diferentes espacios públicos como los pizarrones de avisos de las estaciones del Metro de la Ciudad de México y Metrobús. Asimismo, se envía a bibliotecas, instituciones públicas y privadas (Secretaría de Educación Pública, Secretaría de Salud, INEGI, INEA, Imágenes y Muebles Urbanos, que son parabuses colocados en la zona metropolitana de la Ciudad de México y en otras ciudades del país; y de manera gratuita, en las instalaciones de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM (DGDC), se le proporciona a la gente interesada.

Tanto los carteles como la versión de la página semanal se encuentran alojados en www.unamiradaalaciencia.unam.mx a cargo del área de programación de la Coordinación de la Investigación Científica.

Unamirada a la ciencia: Más ciencia, menos violencia

¿Qué os motivó a crear una campaña de divulgación científica en un periódico sensacionalista?

Actualmente, la sociedad mexicana demanda una mayor y mejor información: conocer la realidad en que vive, lo que le afecta, los factores que repercuten en su economía, seguridad, salud, educación, por ejemplo. Para conseguirlo, cada persona debe estar informada de manera clara, veraz y oportuna, con mensajes basados en evidencia científica, y transmitidos a través de los medios de comunicación con un lenguaje claro, conciso, amable.

Por ello, consideramos que un medio para hacerlo es a través de este diario, el más leído en México, el cual ofrece información de política, deportes, ciudad, nacional, entre otros. La nota roja es algo que también lo caracteriza.

Pensamos que este tipo de notas tienen éxito porque la gente tiene temas de qué platicar con sus familiares, vecinos, amigos. Además, psicológicamente, sirve como un mecanismo de proyección, ya que en las imágenes sangrientas ven reflejado el dolor y la muerte en el otro, lo que permite de alguna forma mitigar sus temores e incluso tomar ciertas precauciones. Está dirigido a un público de clase media, a trabajadores de construcción, comerciantes, obreros, principalmente. Nuestra sección le da un equilibrio al medio, es un respiro para el lector.

¿Cómo realizáis los estudios de mercado para adecuar los formatos a los diferentes públicos?

La gran variedad de culturas, lenguas, problemas e intereses, exige pensar en grupos específicos que deben ser estudiados de forma independiente para determinar su nivel de conocimiento, sus conductas, actitudes y necesidades, y poder así actuar en consecuencia. Por lo tanto, la diversidad de públicos a los que deben estar dirigidos los mensajes divulgativos sobre ciencia y tecnología requiere conocer cuáles son sus motivaciones, lo que ven, lo que leen, los lugares a los que asisten, sus pasatiempos, entre otros.

En este sentido, es fundamental el estudio y análisis de los receptores. No se ha hecho un estudio de mercado, pero la Dirección de Medios comenzó a trabajar desde hace dos años, un documento denominado El perfil del mexicano, que reúne encuestas, indicadores, estadísticas, así como posturas de diferentes autores que nos brindan un panorama amplio de su realidad social, económica, cultural, entre otros aspectos; asimismo, esta información nos permite analizar por qué los mexicanos tienen ciertas preferencias de consumo, por qué deciden ciertos contenidos en lugar de otros, por qué puede interesarles o no la ciencia.

En esta primera etapa se decidió enfocarse a los datos duros relativos a los grandes temas transversales que impactan la vida diaria de los mexicanos: datos socioeconómicos, datos vinculados con la educación en general, datos enfocados al consumo de los mexicanos de cara a los medios de comunicación y frente a las nuevas tecnologías de la información y comunicación, datos culturales y finalmente, datos de la relación, directa o indirecta, de nuestra sociedad con la ciencia en general.

Por lo tanto, la diversidad de audiencias a los que deben estar dirigidos los mensajes divulgativos sobre ciencia y tecnología requiere un estudio del público, conocer cuáles son sus motivaciones, lo que ven, leen, los lugares a los que asisten, sus pasatiempos, entre otros.

Sólo gracias a la investigación de los públicos será posible vislumbrar estrategias que posibiliten el interés de la ciencia y la tecnología en el público general y que el conocimiento pueda llegar a ser no sólo útil, sino además divertido y, sobre todo, con una fuerte aplicabilidad en el cotidiano para la población.

¿Cómo habéis logrado involucrar a los taxistas de la ciudad para colaborar en vuestra campaña del maletín de lectura científica rápida?

Desde su lanzamiento, Taxis por la Ciencia ha buscado involucrar a los taxistas como actores centrales y promotores de ciencia y cultura. Todos los días benefician a miles de capitalinos, por ello el programa pretende reconocer y dignificar su trabajo. El 80 por ciento de los viajes que se realiza en la Ciudad de México es en transporte público; el proyecto fomenta un desplazamiento cómodo y placentero para los usuarios.

CENFES es una asociación civil, creada en el 2008, con el fin de profesionalizar a los conductores de transporte público. Desde 2010 la DGDC ha colaborado con dicha institución en beneficio de ellos. Inicialmente esta dependencia universitaria donaba la revista ¿Cómo ves? al CENFES para ser entregada a los conductores que acudían a realizar sus evaluaciones y capacitación.

Dado el éxito que tuvo entre los taxistas, se pensó en ampliar y fortalecer estos apoyos; de ahí nació Taxis por la Ciencia, como un proyecto que involucrara de manera más activa a los taxistas con el fin de divulgar la ciencia y fomentar la lectura en el transporte público individual.

Taxis por la ciencia en México

 

¿Quiénes formáis el equipo de trabajo?

En la Dirección de Medios colabora un equipo de comunicadores, reporteras, diseñadores, editores, correctores de estilo. Tiene tres subdirecciones: Producción que se conforma por Radio y Televisión; Información que incluye la jefatura de Noticias; y Medios Impresos.

¿Cómo evaluáis el impacto de vuestras campañas de divulgación?

En el caso de UNAMirada no tenemos un instrumento específico, pero de alguna forma medimos el impacto a través de las llamadas de los lectores, de sus correos electrónicos, de algunas cartas que nos hacen llegar con comentarios y sugerencias. Tenemos retroalimentación con los responsables de La Prensa, quienes nos hacen llegar opiniones de lectores.

¿Cuáles crees que han sido las claves para mantener a flote UNAMirada a la ciencia durante más de 10 años?

Su constancia. Sale cada martes y se ha hecho presente en la mente del lector. Consideramos que ese ha sido uno de los factores, además de las temáticas que se manejan, las cuales “tocan fibras” del lector, son temas con los que puede identificarse y que le afectan en su vida cotidiana.

Consideramos que se requieren temas de ciencia y tecnología que estén directamente relacionados con la vida cotidiana para así poder despertar el interés en las personas e incentivarlas a que participen en la toma de decisiones.

¿Cuáles son las principales barreras a las que se enfrenta un divulgador científico en México?

La comunicación de la ciencia ha pugnado por acercar el conocimiento científico a la sociedad, sin embargo, éste muchas veces ha quedado circunscrito a unos cuantos grupos, o bien los temas de ciencia y tecnología expuestos no son lo suficientemente atractivos como para captar la atención de los receptores.

La ciencia aún es vista con temor, desconfianza desinterés y en algunos casos, desdén. En parte, esta falta de proximidad a la ciencia y a la tecnología se puede atribuir a cómo los temas científicos son tratados en los medios de comunicación. Muchas de estas barreras entre la sociedad y los temas de ciencia están causadas por la pobreza, la falta de salud pública, la falta de infraestructura económica y la falta de educación.

Eres de los que opina que la comunicación científica sirve como herramienta contra la desigualdad. ¿Cómo se logra este objetivo en un país con un 60% de la población de clase baja?

México, al igual que otros países, se enfrenta a problemáticas que han generado un incremento de la violencia, inseguridad, pobreza (46,2 % de los mexicanos es pobre, de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social); asimismo, ha ido creciendo el narcotráfico, crimen organizado, las enfermedades mentales, por ejemplo. Estas son sólo algunas barreras que existen entre las naciones en desarrollo y la comunicación de ciencia.

Para enfrentar estos retos y dar soluciones, se requieren de estrategias y acciones efectivas, que involucren a diferentes actores de la sociedad, como gobierno, iniciativa privada, asociaciones, instituciones educativas, ciudadanos, entre otros. En este sentido, ¿qué tiene qué decir la comunicación de la ciencia? ¿qué papel tiene? ¿cómo puede ayudar al ciudadano en su vida cotidiana? ¿de qué le sirve?

En este sentido, la comunicación de la ciencia tiene una gran responsabilidad, ya que las temáticas que se aborden en artículos, reportajes, entrevistas, por ejemplo, deben encaminarse a que el público tome una actitud y se desenvuelva en el mundo actual, que se conozca mejor, que sea más empático con quienes convive, comprenda la enfermedad de un familiar, modifique ciertos hábitos de alimentación, entre muchas otras conductas favorables.

En una sociedad como la mexicana, el ciudadano busca alternativas para “desconectarse” de sus problemas, del estrés en que está inmerso. Muchos ciudadanos “encuentran un refugio” en los medios de comunicación: telenovelas, partidos de fútbol, noticias de espectáculos, caricaturas, etcétera. Ante esta situación, ¿Qué lugar ocupan las revistas, los programas de radio y televisión que difunden temas científicos? ¿Qué elementos le ofrecen al ciudadano para enfrentar su realidad?

La comunicación de la ciencia no tiene respuestas absolutas ni puede resolver la problemática social de México, sin embargo, el ciudadano es un receptor activo ante los mensajes que se emiten en los medios. En el caso de los temas de ciencia, los usos y gratificaciones que haga de ellos, dependerán de su personalidad, historia de vida, educación, cultura, intereses, entre otros factores; él será responsable de usar la información para comprender, tomar decisiones, ampliar su visión del mundo o darle soluciones prácticas a los problemas que se le presenten en su vida diaria.

¿Tenemos esperanza de ver un México más justo, con menos violencia y desigualdad? ¿Qué tendría que cambiar?

Si se quiere un país más involucrado en este tipo de temáticas es importante atreverse a cambiar el discurso presente; conocer a profundidad los públicos meta y verlos no solo a partir de lo que el emisor quiere transmitir, sino de lo que ellos necesitan o les interesa. Se deben concretar propuestas en pro de una popularización de la ciencia basadas no en lo que se cree del otro, sino en evidencias rigurosas, en investigaciones que tomen en cuenta las creencias, los sentimientos, las actitudes, los estereotipos, los usos y costumbres, etc., que giran en torno a la ciencia, con la esperanza de buscar acciones más democráticas.


Fotos: CCS-UPF, UNAM y Conacyt


Lydia Gil

Documentalista especializada en Información digital y autora de este blog dedicado a descubrir todo el mundo del social media enfocado a la comunidad científica.

2 thoughts on “Ángel Figueroa apuesta por la comunicación científica como herramienta contra la desigualdad social

  • Hola Lydia.

    Una entrevista sumamente interesante; es cierto lo que dice la persona entrevistada, la gente con numerosos problemas y escasos recursos, tiende más a evadirse de esa realidad, buscando programas de entretenimiento que en leer o ver programas de divulgación que les ayuden a mejorar su estilo de vida, su situación actual; … a mi modo de ver, para este tipo de personas en esa situación social, la divulgación de la ciencia se ve como algo propio de otras clases sociales más pudientes, con más tiempo libre y otra mentalidad.

    En cualquier caso es una iniciativa totalmente LOABLE, por lo que tiene de lucha contra las barreras sociales, que dificultan el acceso al conocimiento y a la información de utilidad.

    Buen post.

    Un afectuoso saludo

    • Hola Adela,

      ¿Qué tal?

      Sin duda, el trabajo que están realizando desde la UNAM es sumamente valioso e interesante y quiero confiar que en el largo plazo dará buenos frutos. 😉

      A mí, me encanta el ingenio y la creatividad que aplican en sus estrategias de comunicación, porque en el panorama actual de México realmente es muy complicado captar la atención de l@s ciudadan@s. Y es que si una persona tiene problemas para satisfacer sus necesidades básicas, ¿cómo podemos pretender que se preocupe por los temas científicos? No es tarea fácil, pero hay que intentarlo, porque una de las salidas para revertir la precaria situación del país es empezar a apostar por la ciencia e impulsar el pensamiento crítico en la sociedad.

      ¡Muchas gracias por pasarte por el blog!

      Un abrazo,

      Lydia Gil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando por Social Media en Investigación, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar