6 propuestas para divulgar ciencia más allá de las redes sociales

Ciencia redes sociales

Ciencia más allá de las redes sociales

Natalia Ruiz Zelmanovitch (@bynzelman) recordaba en su estupenda charla “Yo protesto” de Naukas 2016 que la divulgación científica es más que una elección, ya que se trata de un compromiso y un derecho humano, establecido en la primera Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948.

“Los ciudadanos tenemos derecho a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten”. (Artículo 27).

Natalia, también contaba que en 1966 este derecho se perfila aún más y debe garantizar:

  • El acceso de todas las personas (sin discriminación) a los beneficios de la ciencia, sus aplicaciones, incluido el conocimiento científico.
  • Las oportunidades para todos de contribuir a la actividad científica y la libertad indispensable para la investigación científica.
  • La participación de individuos y comunidades en la adopción de decisiones y el derecho a la información.
  • El fomento de un entorno favorable a la conservación, desarrollo y difusión de la ciencia y la tecnología.

Tal y como queda recogido en el artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que cuenta con la firma de 160 países.

Desafortunadamente, medio siglo después parece que estos derechos (como tantos otros) siguen siendo ignorados por gobiernos, investigadores y ciudadanos y parte del problema es la poca conciencia social que tenemos al respecto.

Para revertir esta situación, algunos expertos abogan por buscar mecanismos que obliguen a los gobiernos a cumplir estos derechos; incentivar la participación de los investigadores en las actividades de divulgación reconociéndola en sus currículums académicos, y fomentar de forma activa y creativa la cultura científica entre los ciudadanos.

Así que en el post de hoy, me quiero centrar en este último aspecto y compartir con vosotros 6 propuestas para comunicar ciencia más allá de las redes sociales impulsadas por las Unidades de Cultura Científica de las universidades españolas, que son las encargadas de transmitir los resultados de investigación a la sociedad y que ponen de manifiesto su responsabilidad social.

El mar sin barreras, la diversidad marina al alcance de todos

El mar sin barreras es un proyecto de ciencia inclusiva de la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Cádiz, en el que las personas con discapacidad pueden conocer la biodiversidad marina y los secretos que esconden las costas, a través de talleres adaptados que pueden impartirse tanto en el Laboratorio de Investigaciones Marina de la Universidad, como en las instalaciones de las instituciones interesadas.

Hospitales con ciencia, para que la estancia en el hospital sea más amena

Hospitales con ciencia es el proyecto del Servicio de Difusión de la Cultura Científica de la Universidad de Extremadura que acerca la ciencia a los niños ingresados en el hospital Materno infantil de Badajoz, haciendo que se diviertan y se olviden del lugar en el que están y de su enfermedad, aunque sea por un momento.

A través de juegos, los investigadores les explican conceptos científicos con un lenguaje adaptado a su edad y con elementos muy sencillos como agua, jabón, pimienta, clips o una vela.

Ingeniería en tu biblioteca

Ingeniería en tu biblioteca forma parte de la iniciativa cultural Cartagena Piensa en la que investigadores y estudiantes de la Universidad Politécnica de Cartagena recorren las bibliotecas municipales y asociaciones vecinales para impartir charlas de divulgación científica y talleres tecnológicos sobre drones, robots, coches solares, submarinos o de cualquier otro artilugio robótico que se fabrique en la universidad.

La participación de la universidad en este programa municipal está coordinada por la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la UPCT.

Citas a ciegas, para enamorarse de la ciencia

Citas con la ciencia es la original propuesta de la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Córdoba para organizar citas a ciegas entre investigadores y ciudadanos, con el fin de cautivarles conversando en torno a la ciencia, explicarles las aplicaciones de su investigación, incentivar su curiosidad y crear ese ambiente mágico con el que todos alguna vez nos hemos enamorado.

Los encuentros se realizan en una cafetería y utilizan el formato speed date, por lo que las parejas científicas disponen de 5 minutos para conocerse y conversar antes de que suene el reloj que marca el cambio de pareja.

Ciencia a la carta, para promover las vocaciones científicas

Ciencia a la carta es el proyecto a medida con el que la Unidad de Cultura Científica de la Universidad Rey Juan Carlos y la Escuela de Ciencias Experimentales y Tecnología, quieren acercar la ciencia a los más jóvenes y promover las vocaciones científicas.

En “Ciencia a la carta”, los estudiantes eligen, de forma individual, 3 actividades acordes a sus intereses para pasar una mañana científica en las instalaciones de la universidad, experimentando con alimentos, observando por un microscopio, fabricando objetos cotidianos con materiales innovadores o descubriendo cómo es posible escapar de un laboratorio con la ayuda de la física, entre otros. Pero como también los organizadores creen que es fundamental conocer cómo son y cómo funcionan los laboratorios y plantas especiales de la universidad, todos los participantes visitan una unidad de energías renovables, una depuradora de aguas residuales, una planta de ingeniería química y un laboratorio al aire libre para conocer cómo se estudia el cambio climático.

ArqueUB, un viaje en el tiempo para acercar la arqueología a los ciudadanos

ArqueUB es la propuesta de la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Barcelona para divulgar la arqueología entre los ciudadanos y explicar in situ en qué consiste el trabajo de un arqueólogo. La actividad se realiza en el campus experimental de la Facultad de Humanidades de la UB y en ella los participantes viajan en el tiempo para descubrir los secretos que se esconden bajo la tierra del barrio del Raval y conocer cómo vivían los vecinos de este barrio hace unos cuantos siglos.


Fotos en orden de aparición: Freepik, Universidad de Cádiz, Universidad de Extremadura, y Universidad de Barcelona.


Lydia Gil

Documentalista especializada en Información digital y autora de este blog dedicado a descubrir todo el mundo del social media enfocado a la comunidad científica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando por Social Media en Investigación, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar